25 jul. 2012

¡Fuera de ahí, chucho!




Siento el prisma vespertino, mirando todo eso. Queriendo ver en esa imagen el gen recesivo, la idea de que el lenguaje proviene de la imagen. La lengua tuvo que ser imagen antes que nada. Si miras a tu alrededor veras eso en lo que creo. Si ves la mosca golpearse contra el cristal repetidas veces lo veras. Lo que sucede da pie a las palabras. Las acciones nos permiten poder lucubrar. No desde esta forma podemos afirmar que entendamos lo que vemos. También ocurre que la fuerza de lo que percibimos acaba por aplastarnos, nos da. Sus fuerzas hipnóticas, emotivas dan un tipo de lenguaje. Escribamos entonces lo que vemos.

¡Fuera de ahí, chucho! 

En la encrucijada el perro ladra mirando hacia todos lados pues su cola le parece ajena, peligrosa

       A seguido de B, siempre.
-          (A)Figúrese; “Glass”, sonando cristal.
-          (B)Entiendo, francamente, puaj.
-          (A)Sugar, sugar.
-          (B)Entiendo, francamente, puaj.
-          (A)Acatar la mente le digo.
-          (B)Usted se refiere a ampollas y pústulas
-          (A)Mire, para poder seguir en la vida tenemos que tener algo… como desovar huevos.
-          (B)Entiendo, francamente, puaj.
-          (A)Bien. Sigamos con el experimento.
-          (B)De acuerdo.
-          (A)Dice usted cosas, para declarar la guerra, aquello de necesitar un lenguaje, el gran peligro del lenguaje esta en sus fuerzas hipnóticas, emotivas.
-          (B)¿Dónde queda la dualidad del hombre?
-          (A) Je suis là (estoy aquí)
-          (B) ¡¿Pero habla usted francés?!
Cerremos la puerta de tanto ruido. Con un seco ruido se serró. Je suis las. (Estoy cansado) 


3 jul. 2012

(...)




Oleaje de frufrú