18 may. 2012

Paul Mann en The Theory-Death of the Avant-Garde


La muerte es necesaria para que todo pueda ser repetido, y el obituario es una forma de negar que la muerte llegó a ocurrir. Bajo la apariencia de la necrológica, los artistas y los críticos continúan exactamente como antes, recuperando indefinidamente diferentes formas, fabricando indefinidamente productos críticos cada vez más penosos […] La muerte de la vanguardia es una vieja noticia, ya acabada, no merece más discusión; pero aquellos que piensan así todavía no han empezado siguiera a pensarlo. No hay post: todo aquello que clame así, ciegamente repite lo que piensa que ha dejado atrás. Sólo aquellos que deseen permanecer en la muerte de la vanguardia, aquellos que cesen de intentar ahogar el silencio de la muerte con el ruido de la producción neocrítica, tendrán la esperanza de oír lo que esa muerte articula. 

Publicar un comentario