31 dic. 2012

La mala luz- no está nunca muy lejos.


Hay razones para el pesimismo, pero por eso es tanto más necesario abrir los ojos en medio de la noche, desplazarse sin descanso, ponerse a buscar luciérnagas.    

Georges Didi-Huberman.   Supervivencia de las Luciérnagas 




Y, ante todo, ¿han desaparecido verdaderamente las luciérnagas?
¿Han desaparecido todas? ¿Emiten aún- pero ¿dónde?- sus maravillosas señales intermitentes? ¿Todavía en alguna parte se buscan entre sí, se hablan, se aman, pese a todo, pese al todo de la máquina, pese a la noche oscura, pese a los reflectores feroces?

Publicar un comentario en la entrada