31 dic. 2013

Jacinto en las bocas de Alfeo




  • ¿Recuerdas?
  • No
  • ¿De veras?
  • No
  • Un perro al que le abrí la boca con las dos manos para ver sus colmillos justo cuando detrás miá ardía la casa en las proximidades del charral
  • Recuerdo el bosque y el Nogal en el que clave la imagen de San Geronimo
  • ¿Qué bosque?
  • Una noche llegue a casa y degollé a los perros, su sangre caliente pude sentir
  • No
  • No lo sé pero tengo un sin fin de hojas viejas amarillentas llenas de manchas de humedad, creo que debemos narrar sobre estas o dejar caer gotas de sangre para cuando llegue el verano y me sangre la nariz
  • No
  • Si
  • Las galeras y todo eso, podemos retirar los escombros y ver que ha quedado del sótano
  • Mi cara esta sucia por culpa del plástico que quemamos ayer
  • Lavate, se me ocurren las palabras “fecundo manantial de aguas trampantojos”
  • ¿Y el viraje?
  • No recuerdo, te estas plegando te noto
  • Mira dejate de bobadas sera mejor que nos alejemos de aquí, ¿que habrá sido de mamá pasa?
  • Ejercicio de voluntades aprendidas dice la sociología pero la cara de mamá y tu idea de que mamá fuera nuestra pasa seca me encanta, deliberadamente un plato blanco y una uva en el centro dejada al sol y eso... fotos de nosotros por debajo de madre agarrados a sus rodillas seguido de cerca por fotos de nosotros altos arropando a una pequeña madre con los pies hundidos en la tierra echando raíces en un suelo de flaquezas.
  • ¿Es algún tipo de consuelo?
  • No, pero albergo algún tipo de gilipollas dentro de mi, acuérdate que solía afirmarme en la idea de “Por un cerrojo, un mundo” y ahora que no tengo ni cuarto ni puerta me siento igual con los pies calientes como sobre la moqueta
  • Esas botas son buenas no te quepa la menor duda
  • ¿Es un páramo o un bosque?
  • ¡¿No era un charral?!
  • La casa era una cabaña de madera y el perro un chucho
  • Ya. Y el humo era oscuro y visible a kilómetros.
  • Madre era polaca
  • ¿Polaca madre?
  • ¡Amen de amenes!
  • ¿Lo dices por las fotos?
  • Si, todo tenia luz de industria metalúrgica. Un flujo ardiente de metal fundido que no paraba de dar algún tipo de mortecina luz.
  • Vale entiendo la parte de llevar gafas de soldador. El resto me suena extremadamente vocinglero. Pero esa es la luz de tu recuerdo, tan solo la luz de tu recuerdo. No quiero agazaparme ni charlar más.
Publicar un comentario en la entrada