31 oct. 2015

Bolas perfectas que nadie construyó


No hay ninguna posguerra.
Los necios llamaban paz al simple alejarse del frente.
Los necios defendían la paz sosteniendo el brazo armado del 
dinero.
Más allá de la primera duna, los enfrentamientos proseguían.
Garras de animales quiméricos hundidas en las carnes, el Cielo lleno
de acero y humos, culturas enteras extirpadas de la Tierra.
Los necios combatían contra los enemigos de hoy avituallando
a los de mañana.
Los necios hinchaban el pecho, hablaban de libertad, democracia, aquí en nuestro país, mientras comían el fruto de las razia y saqueos.
Defendían la civilización de sombras chinescas de dinosaurios.
Defendían el planeta de simulacros de asteroides.
Defendían la sombra chinesca de una civilización.
Defendían un simulacro de planeta.
Publicar un comentario en la entrada