25 dic. 2011

El miedo hunde a los cuerpos no así la materia de la que están hechos

Y su frigidez marchitante. Se me presenta como un hombre anciano, rudo y campesino que encuentra en la orilla del mar flotando una piedra de ámbar.Se sonríe entre dientes de oro, poniéndola hacia el oeste, contra el sol y los rayos a través del ámbar llegando a la cara del enjuto viejo color anaranjado, sin trucos; esa luz es Georgia. El  deletéreo ocaso, cañones de asedio.                     

(1)

John Table 
Publicar un comentario