18 jun. 2009

-Kachiri- hija de la selva

Camina por la selva, muy dentro de la fiesta verde disfruta desnuda de su alrededor. Su piel es asquerosamente rica, rica de morder y besar. Se dirige hacia el río. La sigo sigiloso sin que sepa que estoy, pertenezco al pueblo invisible y no sabe que la quiero invitar a bailar. De regreso y con la cesta repleta de cangrejos vuelve al poblado. Sus pies, su culo, su cadera ¡levantan vapores en mí! Preparo el gramófono haciendo girar la manivela. Para cuando la primera nota suena la sorprendo saliendo de súbito detrás de un árbol y agarrándola por las caderas, pegándome a ella con fuerza la invito a bailar ¡Qué dulce sensación! ¡Que carita de susto! ¡Que buena música! Juntos recogemos los cangrejos caídos y dejamos la cesta nuevamente llena en el suelo, en el medio del camino para alejarnos juntos, juguetonamente hacia el río. JOHN TABLE.
Publicar un comentario