18 mar. 2009

La transmutación de los buques que salieron de la bahia de Conver

Que el universo esta en constante creación lo sabemos todos menos Dios. Cuando Dios hizo el edén (Dios es único, eterno y abstracto) tuvo que hacerlo como me ocurre a mí a menudo con cierto grupo de ideas. El Génesis: Sintió la necesidad de hacer las cosas que tantas veces había pensado he imaginado cuando sabes, sientes y notas en tus tripas que el tiempo de la creación se difumina por culpa, como culpa el tiempo. Es irrevocable, no se puede dejar pasar ni un segundo más. Cuando siento miedo de tener que afrontar algo que no me gusta hago todo lo que me gusto hacer desde hace un tiempo y no hice, haciéndolo de manera alocada he intentado terminarlo todo o casi todo. Esto viene dado porque sabes y él lo supo que hay cosas que se hacen en un tiempo determino o el tiempo las termina por cambiar tanto que ya no crees en ellas sobretodo si se trata de las ideas de la creación. Si sientes el brazo ejecutor cerca te apresuras, bueno por lo menos yo y Dios sí lo hacemos de ese modo, te apresuras con fuerza y ahínco con lo cual los resultados pueden ser rápidos y mal hechos o bien una obra maestra de la explosión indostánica que estuvo en ti y vomitas al fin al mundo y a medida que estas con ella más tiempo más te gusta y a la inversa. Lo más fantástico de lo fantástico es que lo fantástico ha dejado de existir; ahora sólo hay realidad. Digamos que este proceso creativo es el que más disgustos y alegrías me da, el que posee más fuerza emotiva en las dos direcciones. La transmutación de los buques que salieron de la bahía de Conver; esto es lo que quería crear.
JOHN TABLE.
Publicar un comentario